miércoles, 24 de septiembre de 2014

Cosas que deberías ver si te gusta jugar a rol (Parte I)

Hola a todos. En efecto y sí, Rafa no me ha echado aún a patadas del blog, y yo ya no sé qué intentar para que lo haga, de modo que he decidido continuar en la brecha haciendo lo que peor se me da: escribir sobre cosas de rol y todo eso.

Sintiéndolo mucho, hoy voy a publicar una lista de cosas que deberíais ver y leer si os gusta esto de los juegos de rol, puesto que os pueden dar ideas sobre aventuras, ambientaciones, temas de vuestra campaña, y son cosas que, en un principio, no son material rolero. 

Sin más dilación, empecemos.

Una película: Guardianes de la Galaxia.
Yo de mayor quiero ser Star Lord :)
Aprovechando su (a estas alturas no tan) reciente estreno y su sorprendente calidad, no puedo sino remarcar el hecho de que esta película es lo más cercano a ver, como espectador, una gran partida de rol. Uso el adjetivo “gran” porque tiene todo lo que nos gustaría encontrar a cualquier rolero y director de juego: aventuras a raudales, una buena historia, momentos épicos, humor y unos personajes con estereotipos, que no obstante, están llevados muy bien y terminan adquiriendo personalidad mucho más allá del estereotipo. 

No sería justo decir que la idea es nueva, ya que dicha fórmula se ha dado en muchas otras películas como la Momia, Indiana Jones, Rocketeer (esta última algo más sosa, aunque parece una partida de Spirit of the Century), pero también es cierto que hacía mucho tiempo que no se veía algo así en cines. Y la verdad, se echaba de menos.

Un cómic: Skullkickers.
Estos son los putos amos.
Tebeo (que soy un señor mayor) enfocado claramente al mundo de la fantasía tipo Dungeons & Dragons, pero que se aleja lo suficiente para no parecer “más de lo mismo”. La historia nos presenta a dos personajes, un enano clásico, bebedor, malhumorado, pero con un gran corazón (aunque a veces no sea el suyo), y a un guerrero calvo con una pistola que no dejará disparar hasta “no matar a su enemigo”. El arma, por supuesto, es desconocida para el resto de personajes de este mundo, y creará anécdotas muy graciosas y sangrientas. 

Las historias que cuenta Skullkickers se ordenan como si de mini-campañas se tratasen, cada una publicada en un tomo recopilatorio de diversos números. Al final de cada tomo, nos encontraremos con un último cómic donde diferentes artistas publican historias cortas muy variadas basándose en la obra.


Un videojuego: The Witcher 2.
Que sí, que le juego esta muy bien y tal,
pero aquí vamos a lo que vamos.
La saga literaria basada en el mundo y los personajes creados por el polaco Andrzej Sapkowski, tiene su propia saga en videojuegos. A diferencia de su primera parte (que es un poco-mucho coñazo), en esta segunda nos encontramos con un juego de rol muy completo, con enorme diversidad de personajes para interactuar con ellos, y misiones que parecen recados de una madre en su mayoría (Anda y ve a traerme…). A diferencia de otras sagas, en esta, muchos de los personajes y misiones ocultan dobles intenciones, traiciones o elecciones que podrán marcarte para el resto de la aventura.
La duración de juego ronda las 60 horas, ahí es nada, y la historia principal cuenta como Geralt es acusada del falso asesinato del rey Foltest, y de cómo se ve obligado a perseguir al asesino. ¡Ah, y hay tetas!.
¿Veis?, lo que os dije, tetas.

Una serie: Penny Dreadful


Se les ve a todos muy contentos, sip.
Esta, tal vez sea una recomendación arriesgada, pues estamos ante una serie de lento desarrollo y que tal vez no guste a todos. 
En Penny Dreadful, nombre con el que se conocía a un tipo de publicación de ficción terrorífica que se vendía en Inglaterra durante el siglo XIX (comentario patrocinado por Wikipedia), se nos presenta a un grupo de personajes con sus historias individuales (que ya se preocuparán de contarnos una a una) que se unen por razones diversas, para cazar a una criatura sobrenatural, es lo más parecido a La Liga de los Hombres (y una señora) Extraordinarios, pero sin Sean Connery, aunque con otro 007 haciendo de líder (o de tío rico que se puede pagar estas cosas).
Aquí lo importante para un rolero de pro, es que los protagonistas conforman el clásico grupo de personajes jugadores, con sus claros y oscuros (aunque algunos directores de juego se empeñan en que todos seamos blancos “nucelar” (en el fondo sabéis que os quiero, Rafa Falopowel y Funy), y todo enmarcado en la gloriosa, pecaminosa y oscura Inglaterra victoriana, con un ligero toque steampunk y lovecraftiano. 

Aviso: El capítulo que cuenta la somnolienta vida de Dorian Grey, es un coñazo. Aunque el tío es un crack, porque no se le escapa un@.


Et avec cela et un biscuit ...
(traducción realizada a Google, a mi no me miréis)