martes, 19 de agosto de 2014

Dreamraiders. (esta vez no me he currado el título, no había ganas)


Hoy vamos a echar un vistazo a una de las últimas publicaciones de Nosolorol (NSRL a partir de ahora), Dreamraiders, Dreamriders, Dreams…rio, bah, como sea.



Siempre me gusta leerme al menos un par de veces el manual que voy a analizar, y a continuación jugar una partida para ver qué tal se comporta lo leído. La verdad es que con el asunto de leer el manual ya me he encontrado el primer obstáculo (jajaja, ¿lo pilláis?, obstáculo… ¿no?, ¡pues leed el manual!), y es que Dreamraiders es, dicho claramente, y sin acritud ninguna, un coñazo de libro.


Pero vamos, continuando la estructura del anterior análisis, a dividir este en las secciones “Lo malo”, “Lo bueno” y “Conclusiones”.

Bueno, vamos a ello.

Lo malo.

1) La estructura del libro está mal, y te das cuenta al poco de empezar a leerlo, y es que el creador del mismo (supongo que fue idea suya) se dedica a mezclar una aventura introductoria excesivamente extensa (y aburrida), con las reglas que vamos a necesitar para jugar, y me temo queridos lectores, que la idea no funciona, y no lo hace porque la historia no es una buena historia, y además todo esto se mezcla con ejemplos de “cosas” que no tienen nada que ver con dicha historia… ¿habéis entendido el asunto de la historia, y tal?, pues esa es la cara que se te queda cuando estás leyendo Dreamraiders.

2) Se nota, y mucho, el relleno. Durante la lectura, además de la partida excesivamente larga que nadie pidió, hay párrafos que se repiten en diferentes partes del libro, chocándote el hecho indiscutible de que se usó el “Copiar y Pegar” a la hora de escribirlo, y me jugaría que esto fue una decisión meramente comercial, para que el libro tuviera aspecto de manual y no de campaña autojugable como podría ser productos como “El Judio Errante” o “Estrellas Anónimas”. 

3) El PDF es lento de cargar, y esto es una característica que tienen todos ellos y no exclusivamente de Dreamraiders, y es que en mi tablet (Ipad 3) le cuesta horrores crear la imagen de cada página. Tal vez sea a la hora de diseñar el PDF o vaya usted a saber, pero la cuestión es que solo me ocurre con los manuales de esta editorial.

Lo bueno.

1) El sistema es sencillo, aunque en una primera lectura se puede creer lo contrario, es cuando juegas cuando ves que realmente no es tan complicado.

2) Son dos juegos en uno, y es que Dreamraiders oculta en sus páginas otro juego llamado Dreamrider (lo de ocultar es una metáfora, tan solo tienes que mirar el índice para descubrirlo), que enfoca el sistema de juego a otra ambientación, que aunque tiene puntos similares, se pueden jugar independientemente (o no).

3) Las ilustraciones que acompañan al manual están bastante bien.

Conclusión.

Dreamraiders es un producto que ya está inventado hace mucho tiempo, una idea que podemos remontar a Ars Magica, o si queremos ser más cercanos en el tiempo, a Mago: La Ascensión, y es que hay demasiadas cosas en Dreamraiders que tienen su correlación en Mago. Las llamamos de otra forma, por su puesto y con un sistema de tiradas diferente, pero tan parecidas en su concepto, que no puedes evitar decir “¡anda, si esto es como las Esferas de Mago!", o escuchar en tu cabeza cosas como “Esto es como la Paradoja en Mago, ¿no?”

Pero no es sólo eso. Dreamraiders como libro se me antoja incómodo de leer, no está bien explicado y no es porque sea un manual pensado para jugadores y directores de juego curtidos, es solamente que está mal hecho. Y es cuando me surge la pregunta “¿De verdad nadie de la editorial NSRL se dio cuenta de la farragosa estructura del libro y lo intentó ordenar un poco?”.

Un juego para echar un par de partidas y que, me temo, se quedará olvidado en tu estantería ya que puedes jugar a lo mismo, y quizás mejor, con productos ya consolidados en el mercado.

Pues eso, que podría haber sido peor.

¡EXTRA!
Como tengo muchas ganas de hablar sobre el diseño de los “nuevos” dados que encontramos hoy en día para jugar a nuestros juegos de rol, y como este artículo sería muy corto, voy aprovechar este análisis de Dreamraiders para hablar sobre ellos. Y dicho artículo lo titularemos…


"¿¡Estamos tontos, o que!?, ¿¡pero que puta mierda me estas vendiendo!?, ¡Ni siquiera puedes distinguir los jodidos números! (si es que lo que estoy viendo son números)."


No, en serio, ¿de que vais?
Y con esto, muchas gracias y hasta la próxima.



No hay comentarios:

Publicar un comentario